Recetas de de ensaladilla española

10 Guardada

Ensalada de salmón ahumado con patata

1889 para cambios urbanísticos fundamentales, también la de 1929 contribuyó a ello, los jóvenes arquitectos racionalistas le pidieron a le corbusier que se replanteara radicalmente la barcelona republicana, y sólo el bienio negro y la guerra frustraron la posibilidad de que el gran soñador de ciudades imposibles los hubiera realizado en la capital de cataluña., 1992 pasaron por esta ciudad imponiendo un modelo de espacio comercial y hostelero de media estatura, con pirámides no muy grandes, pero excelentes, como las de gaudí, con la entusiasmante socialización del mar, única socialización de la nueva democracia española, con la apertura de las barreras naturales hacia el maresme y el vallés, que la convertían en la reina del tránsito hacia una nueva frontera urbanística ensayada en la villa olímpica y que tendrá en el fórum de las culturas de 2004 un nuevo motivo para que la ciudad crezca y se multiplique. la ciudad queda así como un escenario entre dos espectáculos y forzada en cierto sentido a dar siempre el espectáculo. ya no es la más norteña de las capitales del sur, ni la más sureña de las capitales del norte, ni queda casi rastro de sus ingles del barrio chino, ni placas conmemorativas de sus subversiones maravillosas; lo que es centro volverá a ser centro, y las periferias quedarán fuera de las fotografías de esta ciudad pequeño teatro, tal vez para teatro de ensayo, que hoy parece un escenario propuesto para representaciones vengan de donde vengan, probablemente de fuera. los turistas hablan de una ciudad humana, como si plá les hubiera prestado el adjetivo que aplicaba a l'empord , donde las distancias todavía están hechas a la medida del hombre, humana barcelona, porque el escaparate está lleno de pequeñas pirámides que recuerdan tiempos de esplendor o asentamiento: el gótico, el modernismo, gaudí, íntimos búnkeres del racionalismo asediado por los franquistas, la conquista del mar debida al virrey maragall, el posmodernismo olímpico ejercido no como ceremonia de la confusión, sino como confesión de impotencia de transformación; montjuïc, cumbre deportiva donde el real club deportivo español vive un terrible e incomprendido exilio interior y donde la ciudad enseña lo que conserva de miró y del pasado artístico de aquella cataluña anterior a la boda de isabel y fernando.