Recetas de en frigorifico

657 Guardada

un mundo de cupcakes

Los anglicismos empañan nuestra lengua, pero a la vez le dan un valor añadido. España ya ha sobrepasado las barreras de antaño y puede introducir palabras nuevas sin miedo a que nadie se quede asustada al oirlas, eso si, expuestos a escuchar mil pronunciaciones de la misma, desde el que la pronuncia tal cual se escribe, el que la pronuncia como debe ser y el que se quiere hacer el entendido y le pega una patada a la fonética en todas sus letras, jajaja
Más sugerencias y páginas